ZeroAvia completa con éxito el primer vuelo con su avión eléctrico de hidrógeno

 

La compañía británica ZeroAvia ha dado un paso más hacia la descarbonización de la aviación comercial tras completar con éxito su primer vuelo con un avión eléctrico con pila de combustible, un avión cuya fuente de energía es el hidrógeno.

El vuelo tuvo lugar el pasado viernes en las instalaciones de la compañía en Cranfield (Inglaterra) con avión Piper Clase M de seis plazas convenientemente modificado para su propulsión con hidrógeno. La aeronave realizó el despegue, un circuito en el aire y posterior aterrizaje con cero emisiones de gases contaminantes y el éxito que se esperaba, demostrando ser una tecnología lista para poder impulsar este tipo de vehículos en el corto plazo.

Según la compañía, se trata del primer vuelo del mundo con un avión comercial de pila de combustible de hidrógeno. El avión en cuestión equipa los tanques de almacenamiento de hidrógeno situados en las alas y un motor eléctrico de 260 kW (354 CV) de potencia. El objetivo de ZeroAvia en los próximos «dos o tres años» es escalar el sistema propulsor para poder aplicarlo en aviones regionales que recorran distancias en torno a 800 kilómetros.

La empresa, que está financiada parcialmente a través del Instituto de Tecnología Aeroespacial (ATI) del Gobierno de Reino Unido, cree que la tecnología de hidrógeno puede convertirse en el estándar de la industria en este tipo de aviones al ofrecer mayores autonomías que los aviones eléctricos de baterías. Además, el hidrógeno en la aviación tiene una gran ventaja sobre la aplicación en automóviles, y es que se necesitan muchas menos estaciones de repostaje y su ubicación está muy localizada, fundamentalmente en aeropuertos y aeródromos.

En este sentido, ZeroAvia y EMEC han desarrollado un ecosistema de reabastecimiento de hidrógeno en el aeropuerto de Cranfield, donde se llevará a cabo un estudio sobre cómo funciona una instalación de este tipo en términos de producción, almacenamiento y reabastecimiento de combustible de hidrógeno de origen sostenible. Ambas compañías ya han puesto en marcha la primera instalación aeroportuaria de producción y reabastecimiento de hidrógeno para aviones comerciales.

El siguiente objetivo de ZeroAvia es completar la última fase de su programa: realizar, antes de finales de año, un vuelo de 400 kilómetros sin emisiones con un avión de seis pasajeros. Una distancia suficiente para cubrir, por ejemplo, vuelos Madrid-Sevilla, París-Londres o Los Ángeles-San Francisco.

Fuente: Híbridos y eléctricos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.