Uno de los mayores aviones del mundo levanta vuelo (y no es el A380)

 

En estas semanas en que las aerolíneas están restringiendo al máximo los vuelos comerciales, un gigante de los aires vuelve a levantar vuelo para ayudar a paliar la crisis del coronavirus. Es el Antonov An-124.

Se trata de un gigante de 175 toneladas, con una envergadura de 68,9 metros y un largo de 73,3 de punta a punta, unos 60 centímetros más que el A380, y con una capacidad de carga de 150 toneladas, capaz de transportar segmentos de cohetes, locomotoras o embarcaciones.

De hecho, hasta que el B787-8 entró en escena fue el avión que tenía la mayor masa en vuelo.

Inspiración para el mayor gigante del aire

El An-124 destaca porque tiene dos grandes compuertas de carga: una en la parte trasera y otra en la delantera, donde la cabina se abre y separa en un ángulo de 90 grados.

Este avión, que debutó en 1982, fue el modelo para otra aeronave más grande todavía, el Antonov An-225 Mriya, un mastodonte volador de seis motores que batió todos los récords de los pesos pesados

El Antonov An-124 tiene una capacidad de carga de 150 toneladas.

De este modelo solo se hizo una aeronave, y se lo usa de manera ocasional, para transportar cargas imposibles de llevar por otro medio, como gigantescos generadores eléctricos.

Puente aéreo contra el coronavirus

Actualmente varios Antonov An-124 se están utilizando para el transporte de material sanitario comprado por la República Checa a China, para frenar la expansión del coronavirus en este país europeo.

Solo la factura de poner en el aire a este avión cuatrimotor tiene un coste de 1,3 millones de euros.

Estos aviones parten Kiev, sede del contratista Antonov Logistic, hasta China para cargar los equipos sanitarios; pero estos colosos tienen que hacer un giro por Asia Central por las tensas relaciones diplomáticas entre Ucrania y Rusia.

Más de 100 toneladas de equipos médicos

Desde Shenzhen uno de los An-124 voló el viernes a través de Myanmar, Bangladesh e India, hasta repostar en Karachi, en Pakistán. De allí volvió a levantar vuelo y aterrizó en Pardubice, a casi 100 kilómetros de Praga, con 106 toneladas de equipo médico.

Entre otros elementos, el avión transportó cinco millones de mascarillas, dos millones de respiradores, 120.000 equipos de protección y 50.000 equipos para realizar tests.

Tras este vuelo, hay otras operaciones similares agendadas para este martes y viernes con otros An-124.

Además en este operativo sanitario se sumaron un Boeing 777 y un Airbus A319 adaptados para cargas, precisó el ministerio de salud checo.

Estos transportes se gestionan por medio del programa SALIS (Solución Internacional Aérea de Transporte Aéreo, por sus siglas en inglés), en el que varios países como Noruega, Eslovaquia, Polonia, Hungría o Chequia acceden a los servicios de grandes cargueros como el An-124, proporcionado por Antonov Logistics.

Fuente: Cerodosbe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.