Primera toma de contacto de los cazas F-35 de EE.UU. con el curso TLP de Albacete

 

Los dos cazas de quinta generación F-35 «Lightning II» de la Fuerza Aérea de EE.UU. concluyeron ayer su primera toma de contacto con el Programa de Liderazgo Táctico (TLP, por sus iniciales en inglés) que se organiza desde la semana pasada en la base aérea de Los Llanos (Albacete).

Era la primera vez que este tipo de aviones de combate hacía acto de presencia en este curso de perfeccionamiento de misiones aéreas. «El objetivo es mejorar la interoperabilidad con cazas de cuarta generación, como los Eurofighter o F-18 del Ejército del Aire y F-16 polacos o griegos, presentes igualmente en el curso. Liderar la integración de aviones de cuarta y quinta generación», aseguró el coronel jefe del TLP, Andrés Maldonado.

En concreto, los dos cazas F-35A participaron el lunes en un ejercicio de búsqueda y rescate, recreándose un entorno hostil, también con artillería antiaérea, sobre la zona sureste de la Península.

Por su parte, el coronel Glenn LeMasters, agregado militar de la USAF en la Embajada de EE.UU. en Madrid, recalcó que la presencia del F-35 en el TLP de Albacete, donde en el futuro seis de sus diez países miembros tendrán al F-35 en su flota aérea, «es una gran oportunidad para mejorar la relación de defensa entre los aliados». Recalcó que las fuerzas estadounidenses continuarán su compromiso con Europa.

No es la primera vez que los F-35, considerado el avión más caro del mundo, visita España. En abril ya hicieron escala en la base sevillana de Morón de la Frontera. El destino final fue Oriente Medio, donde fue desplegado por primera vez en Emiratos Árabes Unidos. Realizó su primera acción en combate el pasado 30 de abril en Irak.

EL ÚNICO AVIÓN QUE PUEDE SUSTITUIR A LOS HARRIER

Este caza fabricado por Lockheed Martin es la única opción que maneja la Armada Española, en su versión de despliegue y aterrizaje vertical (F-35B), para sustituir a los Harrier asignados en el portaaeronaves Juan Carlos I. Junto al Eurofighter -opción más factible- o el F-18 Super Hornet, el F-35 también es otra opción para sustituir a los cazas 85 cazas F-18 Hornet del Ejército del Aire, que deben ser relevados en la próxima década.

En octubre, Bélgica fue el último país que se sumó a este proyecto militar de Lockheed Martin: fue un contrato para adquirir 34 unidades por 4.550 millones de dólares aproximadamente (unos 117,4 millones de euros por caza).

Actualmente el proyecto del F-35 y sus exportaciones lo conforman:

  • Países OTAN: EE.UU., Reino Unido, Italia, Holanda, Dinamarca, Noruega, Bélgica y Turquía (aún por resolver cómo afectará el parón de suministros desde EE.UU.).
  • Otros países: Israel (ya lo empleó en combate), Japón, Corea del Sur o Australia.

Fuente: Tierra-mar-aire – Esteban Villarejo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.