Primer vuelo de un avión eléctrico que aspira a revolucionar la aviación

 

Las empresas que han desarrollado el primer prototipo del hidroavión ePlane esperan conseguir autorización de vuelo comercial y renovar toda su flota.

Puede parecer una broma o el sueño de un optimista pero quizá la próxima vez que Greta Thunberg cruce el Atlántico para participar en una cumbre climática no necesite 21 días de arriesgada navegación en catamarán, podría hacerlo en avión eléctrico.

La posibilidad de hacer largos vuelos transoceánicos en aeronaves comerciales propulsadas exclusivamente con motores eléctricos parece todavía muy lejana pero los primeros pasos ya están dados. Y uno de ellos es el anuncio este 11 de diciembre del primer vuelo con éxito del pequeño avión comercial ePlane, en un trayecto piloto en Richmond, en las proximidades de Vancouver (Canadá).

El anuncio del “vuelo con éxito del primer avión comercial eléctrico del mundo” ha sido difundido por Harbour Air, la aerolínea de hidroaviones más grande de Norteamérica y magniX, una de las empresas que está impulsando la motorización eléctrica en el sector de la aviación.

Existen numerosas empresas privadas y entidades públicas, incluida la NASA (ver en La Vanguardia), que trabajan en el desarrollo de aviones con motores eléctricos y no es la primera vez que realizan vuelos en forma experimental en este campo.

El pasado mes de agosto, por ejemplo, se presentó en el Salón Internacional de la Aeronáutica y el Espacio de París (Paris Air-Show) el prototipo de la aeronave Alice, que según la empresa israelí que lo estaría fabricando, podrá cubrir 1.000 km de distancia con motores eléctricos y alimentado con baterías.

No obstante, se puede admitir que el ePlane de Harbour Air y magniX es el primer hidroavión con finalidad comercial que adopta esta motorización y vuela con éxito. De hecho, los hidroaviones DHC-2 de Havilland Beaver que han sido utilizados para adaptar la versión del ePlane, cubren rutas de gran éxito comercial como la que une las ciudades de Vancouver y Victoria (ambas en la Columbia Británica).

Por otra parte no se debe olvidar que uno de los mayores avances en el sector de la aviación eléctrica ha sido protagonizado por el avión Solar Impulse 2, que en 2016 dio la vuelta al mundo por escalas y el 22 de junio completó el vuelo con energía solar entre Nueva York y Sevilla (ver en La Vanguardia).

Autoelogios de las compañías

Las empresas promotoras del ePlane consideran que su vuelo inicial, todavía en fase de prueba piloto, abre una nueva era en la aviación.

“El exitoso vuelo de ePlane, un avión DHC-2 de Havilland Beaver de seis plazas potenciado con un sistema de propulsión magni500 con 750 caballos de vapor (560 kW), se llevó a cabo esta mañana [10 de diciembre en la costa oeste de Canadá] en el río Fraser en la terminal Harbour Air Seaplanes de Richmond (YVR South). El avión iba pilotado por el consejero delegado y fundador de Harbour Air, Greg McDougall. Este vuelo histórico marca el inicio de la tercera era de la aviación -la era eléctrica-”, indica la nota de prensa difundida por la empresa promotora.

“Hoy hemos hecho historia”, afirmaba Greg McDougall, consejero delegado y fundador de Harbour Air Seaplanes. “Estoy tremendamente orgulloso del liderazgo que ha demostrado Harbour Air para cambiar el concepto de innovación y la seguridad en la industria aeronáutica. Canadá ha desempeñado durante mucho tiempo un papel icónico en la historia de la aviación, así que, formar parte hoy de este increíble hito mundial es algo de lo que podemos estar realmente orgullosos”.

Harbour Air anunció el pasado verano su alianza con magniX con la intención de construir “la primera flota de hidroaviones comerciales completamente eléctricos del mundo”. El magni500, que fue presentado en junio de 2019 en la Salón Internacional de la Aeronáutica y el Espacio de París-Le Bourget, es un sistema de propulsión eléctrica de alta densidad de energía que proporciona una forma limpia y eficiente de propulsar las aeronaves.

En un tono descaradamente comercial, oei Ganzarski, consejero delegado de magniX, ha afirmado: “En diciembre de 1903, los hermanos Wright abrían una nueva era para el transporte —la era de la aviación— con el primer vuelo de una aeronave a propulsión. Hoy, 116 años más tarde, este primer vuelo de un avión comercial completamente eléctrico marca el inicio de la era de la aviación eléctrica”.

MagniX y Harbour Air han anunciado que comenzarán a partir de ahora el proceso de certificación y aprobación del sistema de propulsión y la reconversión de las aeronaves. Una vez finalizada la certificación, se podrá acondicionar el resto de la flota con la tecnología de propulsión completamente eléctrica de magniX.

Fuente: La Vanguardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE UN EMAIL AL MES CON LOS ARTÍCULOS DE BUCKERBOOK