Por qué el carguero Airbus A330-200 tiene un bulto en el tren de aterrizaje

 

El A330-200F tiene una característica bastante inusual: una protuberancia en forma de ampolla justo delante del tren de aterrizaje. Examinamos la razón por la que Airbus lo diseñó y por qué fue esencial para el éxito de este avión de carga.

Curiosidades del diseño de la aviación

Si pasas tanto tiempo mirando aviones como nosotros, te habrás dado cuenta de que algunos tienen diferencias extrañas que a veces son difíciles de explicar. El tren de aterrizaje central del A340, los fondos planos de los motores del 737 y la «máscara» tipo Zorro del Airbus A350. Y no sólo los aviones de pasajeros pueden tener estas extrañas características, sino también los aviones de carga.

Una de las características de diseño más notables del Airbus A330F es un extraño bulto justo delante del tren de aterrizaje. Es casi como una ampolla, y muy fea. Está claro que no es una estética de diseño, así que debe servir para algo importante. Veamos qué es y por qué era necesario incluir esta extraña característica.

De pasajero a carguero

Para descubrir la razón de este diseño inusual, es importante tener en cuenta que el A330-200F llegó algún tiempo después de que se lanzara la variante de pasajeros. Nunca se diseñó desde el principio para ser un avión de carga, por lo que fue necesario realizar algunos ajustes para adaptarlo a esta función.

El A330-200 entró en servicio con Koran Air en 1998, cuatro años después de que su hermano mayor, el A330-300, comenzara a volar comercialmente. Pasaron más de 10 años antes de que el A330-200F realizara su primer vuelo, antes de entrar en servicio en 2010.

Cambiar la función de un avión de pasajeros a carguero no siempre es tan sencillo como podría parecer. Mientras que en los últimos 12 meses hemos visto numerosos aviones de pasajeros adaptados para transportar carga, construir un avión que se va a vender específicamente como carguero requiere mucha más reflexión.

Airbus descubrió lo difícil que era esto cuando trabajaba en el A330-200F. La inclinación del morro de la familia A330, algo que comparte con el A340, significaba que era imposible conseguir un suelo de cabina nivelado, algo que era esencial si quería cumplir su papel de «El avión adecuado, ahora mismo».

Modificación del tren de aterrizaje

Para superar este problema, Airbus se vio obligado a rediseñar el tren de aterrizaje de la variante de carga. FlightGlobal señala que el fabricante estudió varias opciones para esta solución, incluyendo la adición de una pata de tren de aterrizaje más larga que se articulaba para encajar en el perfil de la bahía existente. Sin embargo, esto habría afectado a la comunalidad con la flota de pasajeros, algo que ha sido durante mucho tiempo un gran punto de venta para Airbus.

Al final, se optó por bajar los puntos de sujeción de las patas para elevar ligeramente el morro cuando el avión estuviera estacionado. Esta modificación requería un compartimento más grande para alojar el tren de aterrizaje, lo que exigía un alojamiento adicional, y de ahí la protuberancia.

El tren de aterrizaje, por tanto, sobresale en su carenado en forma de ampolla, y da al A330-200F su aspecto único e inusual.

Fuente: Simple Flying

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.