¿Podría Sukhoi rusificar su SSJ100 Superjet?

 

Como era de esperar, el gobierno de Estados Unidos se negó a emitir un certificado de exportación para la venta de Sukhoi Superjet ruso a Irán. Esto se debe al hecho de que más del 10% de las piezas de aviones utilizadas en la producción de reactores regionales rusos se fabrican en los Estados Unidos.

La compañía Sukhoi Civil Aircraft anunció sus planes de entregar 100 Superjet a Irán en 2015. Sin embargo, en abril de 2018, sólo Aseman Airlines e Iran Tour firmaron para el suministro de 40 SSJ100R valorados en 2.000 millones de dólares.

En mayo, tras la reanudación de las sanciones estadounidenses contra Irán, la empresa anunció que mantendría su compromiso de suministrar el avión a Irán.

La letra R en el SSJ100R significa “Rusificado”, lo que significa que se ha utilizado el máximo número de piezas de avión producidas en Rusia al ensamblar el avión.

En el Salón Aeronáutico de Bahrein en noviembre del año pasado, Alexander Rubtsov, presidente de Sukhoi Civil Aircraft, admitió que la proporción de componentes estadounidenses utilizados en la producción es del 22% y confirmó que el suministro comenzará tan pronto como sea inferior al 10%.

Sin embargo, reducir la proporción de los componentes de los EE.UU. al nivel establecido es bastante difícil.

El programa SSJ100 fue formulado originalmente como un proyecto de cooperación a gran escala entre Rusia y Occidente. Fue una decisión deliberada de los dirigentes de la Federación de Rusia. No hay grandes componentes, pero muchos de los elementos utilizados en la producción son de Occidente. Por ejemplo, la puerta de entrada es fabricada por una empresa americana. El software utilizado en el sistema de navegación es suministrado por una empresa francesa.

Y lo que es más importante, muchas de las tecnologías críticas americanas se utilizan también en componentes europeos. Por lo tanto, todo ello supera significativamente el umbral del 10% o incluso el %22 citado por Alexander Rubtsov. La legislación estadounidense permite la venta de tecnología aeroespacial a terceros países, teniendo en cuenta la presencia de componentes y tecnologías estadounidenses.

Tal vez hubiera sido más fácil diseñar un nuevo avión, dicen los expertos.

Maqsoud Asadi Samani, secretario de la Asociación de Aerolíneas Iraníes, también es bastante escéptico sobre la posibilidad de exportar Sukhoi Superjets desde Rusia. Parece que la entrega del SSJ100 está ahora en duda, dijo a Irna, la agencia de noticias estatal iraní.

Después de que la administración Obama eliminara las sanciones estadounidenses, la aerolínea nacional iraní Iran Air hizo pedidos de 100 aviones Airbus y 80 Boeing, y 20 turbopropulsores franco-italianos ATR. Sin embargo, desde que Donald Trump reanudó las sanciones contra el país, sólo se entregaron 16 aviones ATR y tres Airbus.

Fuente: AirlinerWatch