Las aeronaves del 43 Grupo, claves en la extinción de los primeros grandes incendios

 

Los distintos incendios que han asolado en el final de junio la geografía española han sido poco a poco contenidos en sus distintas fases. La participación de las aeronaves del 43 Grupo de Fuerzas Aéreas ha sido de nuevo fundamental para que estos grandes siniestros no hayan quedado sin control. Sólo en la última semana estos aparatos han lanzado casi 3000 toneladas de agua en los distintos siniestros que han jalonado nuestra geografía.

Donde con mas actividad se combate todavía aún al fuego es en la provincia de Madrid y en la limítrofe de Toledo. Allí, casi medio millar de personas siguen trabajando en el incendio que se inició el pasado viernes 28 de junio en Almorox y que también afectó a los municipios madrileños colindantes de Cadalso de los Vidrios y Cenicientos. El fuego se considera contenido en su avance, y se ha procedido a su control casi absoluto. Las llamas han calcinado ya unas 4000 hectáreas, lo que convierte a este incendio en el peor de la década en la región. Hasta el día 1 de julio los apafuegos del Ejército del Aire habían volado más 40 horas y descargado 700 toneladas de agua en 135 descargas.

El incendio que ha quedado plenamente estabilizado es el que se ha desarrollado en la provincia de Tarragona, en la Ribera del Ebro, que ha estado cuatro días activo y que desde el pasado miércoles, 26 de junio, ha afectado a una superficie de unas 6000 hectáreas, según ha anunciado el conseller de Interior de la Generalitat de Cataluña. Las aeronaves del 43 Grupo han efectuado un centenar de descargas para controlar finalmente las llamas. El conseller ha agradecido la labor efectuada por todos los equipos que han participado en el dispositivo para luchar contra el incendio, uno de los más importantes de los últimos años en Cataluña, entre ellos los Bomberos, los servicios de emergencias, los agentes rurales, los Mossos d’Esquadra y la Unidad Militar de Emergencias (UME).

En Ávila, continúan estabilizándose los incendios en la zona de Gavilanes y El Arenal. Allí también los medios aéreos han jugado un papel primordial en un siniestro que ha calcinado en torno a 1000 hectáreas de bosque bajo. El pasado día 30 de junio sólo para el siniestro de Gavilanes, el 43 Grupo completó 16 descargas de agua.

Los efectivos aéreos del 43 Grupo sigues desplegados estratégicamente en varias bases aereas de la geografía española para acometer estas y otras alarmas por incendio que puedan producirse. En Torrejón de Ardoz, en Pollensa, en Albacete, en Santiago… la presencia de estas aeronaves es ya absolutamente reconocible entre la población. En este sentido ha cobrado enorme protagonismo los trabajos de mantenimiento llevados a cabo en la Maestranza Aérea de Albacete, principal gestor en esta tarea con los apagafuegos. Sólo el año pasado esta unidad destinó unas 90.000 horas de trabajo para poner a punto estos aparatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.