La modernización del caza Eurofighter

 

La modernización y mejora de la flota de cazas Eurofighter, aprobada ayer por el Consejo de Ministros por un importe de 906 millones de euros, permitirá al Ejército del Aire contar con el misil Meteor «a partir de mediados de 2019» cuando se inicien los trabajos.

El Meteor, fabricado por la multinacional europea MBDA, es un misil aire-aire de largo alcance guiado por radar activo con radio de acción «más allá del alcance visual» (BVRAAM, en el argot militar). Este misil tiene un gran efecto disuasorio ya que permite alcanzar un objetivo a 40-60 km. de distancia. Es capaz de recorrer 100 km. en apenas minuto y medio.

Esta es una de las novedades que se introducirá en la flota de cazas Eurofighter del Ejército español en la denominada Fase 2 de mejoras (P2E). Otras mejoras consisten en componentes de guerra electrónica o cambios en el software que permitirán reconfigurar las posibilidades del Eurofighter del Ejército del Aire para determinadas misiones. Hay que recordar que estos cazas del Ejército del Aire han participado en 2015, 2016 y 2018 en la misión de la OTAN de Policía Aérea del Báltico en periodos de cuatro meses. En 2017 y en 2019 esa tarea recae en los otros cazas de que dispone España, los F-18 «Hornet» fabricados por la compañía estadounidense Boeing.

Según los datos facilitados por el Gobierno, en la actualidad hay 69 cazas Eurofighter en servicio en el Ejército del Aire y, en 2019, se recibirán los cuatro restantes. Está previsto que estos aparatos agoten su vida útil en el año 2045. Hubo tres accidentes en la flota española: en 2002, con un vuelo de instrucción con un piloto saudí; en 2014 tras una misión rutinaria en Morón de la Frontera; y en 2017 cuando regresaba del desfile aéreo del 12 de octubre y se estrelló en Albacete.

F-18 «Hornet»
F-18 «Hornet»
Clave para Airbus en Getafe

«Con el aumento del techo de gasto, Defensa podrá modernizar y adaptar estos aparatos a las últimas tecnologías para que puedan competir en igualdad de condiciones con los de Reino Unido, Italia y Alemania, los socios europeos que participan en el proyecto del avión de combate europeo», informó ayer el Gobierno en la referencia del Consejo de Ministros donde se daba cuenta de la elevación del gasto del programa en los citados 906 millones (el presupuesto inicial de este programa lanzado en 1997 era de 9.254 millones).

Este anuncio se produce en un momento clave para la fábrica de Eurofighter en las instalaciones de Airbus Defence & Space en Getafe (Madrid), donde la producción para España termina el próximo año. La modernización de los cazas permitirá extender la actividad de la instalación de Getafe hasta 2023.

El objetivo de Airbus DS es atender luego a nuevos pedidos de aviones del Ejército del Aire para sustituir a los 20 F-18 de la base de Gando (Gran Canaria) cuya vida operativa concluye en 2025 y a otros 65 F-18 de las bases de Torrejón y Zaragoza con fecha de caducidad en 2030. En la planta madrileña se fabrica el ala derecha de todos los Eurofighter que se producen a nivel mundial, además un borde de un ala izquierda. También se ensamblan todos los aviones para el Ejército español. La construcción de este avión de combate es compartida por tres empresas y cuatro países: Airbus DS (Alemania y España), BAE Systems (Reino Unido) y Leonardo (Italia).

Objetivo: otra exportación

Además de los países fabricantes, Austria, Arabia Saudí, Omán, Emiratos Árabes Unidos y Qatar han realizado pedidos de este avión llamado a competir con la industria norteamericana. En total, hay 623 aviones pedidos.

Entre los posibles nuevos clientes del programa, España buscaría sumar a Colombia a la lista, aunque en este caso el competidor es el F-16 estadounidense. Finlandia y Suiza son otros posibles compradores que podrían decidirse el próximo año.

Fuente: Abc