La compañía francesa Thales prepara un nuevo desarrollo que cambiará la forma de volar de los pilotos.

 

Thales, una compañía francesa especializada, entre otras cosas, en tecnología aeronáutica, es una de las empresas que está decidida a que esos espacios llenos de cursores y mandos físicos pasen a mejor vida en aras de la seguridad y la eficiencia. O al menos así es como presentan estos días el que, aseguran, será uno de sus grandes lanzamientos en los próximos 5 años: el PureFlyt. Este nuevo FMS (Flight Management System, Sistema de Gestión de Vuelo) busca convertir gran parte de la botonera de estos espacios en un entorno táctil y conectado, incluyendo todo esto en una tablet, al más puro estilo Tesla. Puede sonar a locura pero este gigante europeo ya lo está probando en su sede de Toulouse (Francia), en unas pruebas a las que ha asistido Teknautas. Su objetivo: tenerlo en funcionamiento en 2024.

Por si esto del FMS no te suena de nada, debes saber que se trata de una especie de navegador para aviones que es clave para unos pilotos que no cuentan ni con señales ni con Google Maps para orientarse en un cielo que da poca pistas de dirección. Hoy, los FMS se controlan con botones físicos y funcionan con la coordinación entre pilotos y personal de tierra los cuales se comunican a través de métodos más o menos tradicionales como la comunicación por radio, pero eso está a punto de acabarse. Según aseguran desde este gigante europeo en apenas 5 años toda esa labor se hará con unas pequeñas tablets y se conectarán a todo el entorno a través de la red creando lo que ellos llaman una «cabina conectada»…

El cambio puede sonar muy pomposo y rompedor pero, según explican sus desarrolladores, el sistema es una evolución mucho más lógica y simple de lo que parece. «Al final es una evolución de los sistemas de aviónica, adaptando desarrollos hechos ya hace varias décadas (el primer FMS creado por Thales data de 2002) a los nuevos entornos y a las posibilidades que ya da la tecnología actual en todo tipo de sectores», explica Jean-Paul Ebanga, vicepresidente del área de aviónica de Thales.

El objetivo pasa por implantar en estos navegadores sistemas como la conexión con la red e implantar tecnologías como el ‘machine learnig’ para mejorar la eficiencia y optimizar los vuelos al máximo. «Con la ‘cabina conectada’ buscamos optimizar cada vuelo y, lo que es más importante, anticiparnos a lo que está por venir, pues el tráfico aéreo va a crecer exponencialmente en los próximos años y va a cambiar en todos sus aspectos», apunta el directivo. Para ello creen que un sistema que sea capaz de ofrecer tanto camino alternativos de vuelo e información clave como la situación meteorológica o posibles incidencias en tiempo real puede ser clave. Además, prometen desde la compañía, será información exacta y segura.

Obviamente, sus impulsores son cautos y, al menos de momento, mantienen gran parte del sistema como está a día de hoy, pero los cambios son profundos y, según explican, tienen impactos concretos muy importantes. «Con este nuevo sistema creemos que se podrá ahorrar hasta un 4% del combustible gastado por un avión en cada vuelo y, además, será actualizable y mejorable de forma continua». Y esto es solo una parte de lo que buscan.

Según sus estudios y análisis, desde Thales aseguran que el tráfico aéreo se duplicará en las próximas décadas y que tendrá que enfrentarse a problemas que ahora se toman más a la ligera como la gestión de ese tráfico aéreo, la aparición de nuevos actores como drones y otros elementos voladores o la concienciación social con el impacto ambiental del transporte. El Pureflyt, dicen, ayudará en todos estos aspectos. «Ya hemos hablado del ahorro de energía que ofrecerá al darte en todo momento la mejor ruta para llegar a tu destino, pero además ofrecerá una herramienta alternativa a los aeropuertos para gestionar mejor y más rápido al tráfico, y su capacidad para ofrecer avisos ayudará a evitar problemas con drones y otros elementos».

De momento el elemento no sustituirá a los pilotos pero sí será un elemento clave para su pilotaje. El ‘machine learning’ le permitirá aprender cada día y contará de inicio con una experiencia de 2.000 millones de casos de prueba, lo que ellos equivalen a 100 millones de horas de vuelo reales. Esa información unida a la conectividad en tiempo real a bases de datos abiertos y a aeropuertos ofrecerá una eficiencia que ahora no existe pero en Thales, aseguran, también piensan en los futuros pilotos.

Fuente: El Confidencial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.