Indra e iAltitude desarrollan el primer simulador de vuelo que evita la hipoxia en cabina por falta de oxígeno.

Se trata de un innovador sistema que se implantará en el Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial para entrenar y potenciar las capacidades de los pilotos del Ejército del Aire.

Indra Sistemas, una de las principales empresas globales de consultoría y tecnología y uno de los principales fabricantes mundiales de simuladores, colabora con iAltitude, empresa especializada en entrenamiento deportivo de altura, en el desarrollo para el Ejército del Aire español de un novedoso entrenador de vuelo, que incorpora un sistema de hipoxia que reproduce las condiciones de falta de oxígeno en cabina que los pilotos militares pueden enfrentar en los vuelos a gran altitud.

La presión en la cabina de un avión de combate disminuye a medida que gana altura, reduciendo así la baja disponibilidad de oxígeno en el aire. Para superar este problema, los pilotos utilizan una máscara de oxígeno de reserva para respirar. Sin embargo, si algo falla, deben ser capaces de identificar los síntomas que preceden a la hipoxia, un estado peligroso que puede causar pérdida del conocimiento en pocos segundos. Sólo podrán reaccionar rápidamente si recibe un entrenamiento adecuado.

Para ello, Indra ha integrado el equipo de hipoxia normobárica de iAltitude en el avión C-101 – el mismo en el que los pilotos españoles entrenan antes de ponerse a los mandos de un F18 o Eurofighter – creando el Entrenador de Vuelo-Hipoxia Normobárica Controlada (EV-HNC).

Este sistema regula la concentración de oxígeno que los pilotos recibe a través de su máscara, reduciéndola progresivamente para analizar su resistencia y capacidad de reacción.

Los instructores pueden supervisar la respuesta física y cognitiva de los pilotos en formación en tiempo real cuando se enfrentan a situaciones de vuelo de gran realismo, que reproducen operaciones reales. Cualquier cambio en sus variables fisiológicas o en la velocidad con la que reaccionan a los estímulos será registrado para su análisis.

Con estos datos, el Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial dispondrá de una de las herramientas más avanzadas que existen en este momento para diseñar programas de entrenamiento y fortalecer las habilidades, capacidades y seguridad de los pilotos.

El centro medirá y gestionará todas sus condiciones de forma centralizada y unificada. El objetivo es prepararlos para que puedan hacer frente a un riesgo que, pese a darse de forma excepcional, es crítico para su seguridad.

Hasta el momento, el entrenamiento en hipoxia se realizaba principalmente en cámaras selladas hipobáricas o en sistemas normobáricas, en las que se pueden realizar algunos ejercicios para detectar la pérdida de la capacidad, no ligados a tareas de vuelo. Este nuevo sistema ofrecerá un entorno más realista.

Con el entrenador de Indra e iAltitude, la preparación de los pilotos militares ha experimentado un auténtico salto adelante. Las pruebas de hipoxia se integrarán completamente con los ejercicios de vuelo. Se evaluarán las capacidades de cada piloto en todo tipo de circunstancias y condiciones, midiendo segundo a segundo su habilidad para completar los procedimientos de vuelo habituales.

Fuente: Galaxia Militar