IAG acuerda con Boeing la compra de 50 aviones con opción a 100 más

Recreación del avión 737 Max de Boeing. Megapedido IAG. Renovar...

Foto: Boeing

IAG apuesta con la compra de 50 Boeing 737 con opción a compra de 100 más para complementar su flota de corto alcance. La valoración del pedido será de 6.000 millones de euros y la fecha estimada se comprende entre 2025 y 2028.

Una de las claves está en las características de estas aeronaves. Pese a que la flota de Vueling se comprende de diferentes modelos de Airbus, los nuevos 737-8200 y 737-10 del fabricante estadounidense están ideados para vuelos de corto radio y aseguran una mayor capacidad que los que vuela actualmente la compañía. Esta ecuación le permite rebajar los costes operativos al hacer más rentable cada plaza ocupada, aunque a corto plazo también conllevará algunos gastos extra, ya que utilizar una flota mixta obliga a tener una tripulación y mantenimiento para los aviones de cada fabricante.

La necesidad de Vueling, de remplazar flota en un momento en el que no deja de crecer y espera alcanzar su pico operativo de 320 rutas (100 nacionales y 220 internacionales) durante los tres meses de este verano. La compañía llevaba meses sopesando una operación para la financiación de nuevas aeronaves. Aunque durante el proceso se barajó la posibilidad de sustituir los Airbus de la familia de aeronaves 320 por las de nueva generación NEO -de motores más potentes y eficientes-, también se puso sobre la mesa dar un vuelco y apostar por Boeing.

A nivel estratégico, una menor dependencia de IAG respecto a un solo proveedor fortalece su perfil negociador frente a ambos fabricantes de cara a nuevas adquisiciones. Es una práctica generalizada, pues otras aerolíneas utilizan de todo el mundo ya usan los mismos aviones que IAG acaba de comprar. En Europa, Ryanair contaba hasta finales del primer trimestre 61 aviones de estos modelos en servicio, mientras que la americana United tenía 46. Otros competidores como la división aérea de la TUI alemana o la estadounidense Souwthest también han apostado por estos aviones.

De momento, el contrato firmado garantiza una primera entrega de 50 aviones por un total de 5.860 millones de euros, cuyo importe se repartirá casi a partes iguales (2.860 millones de euros por los 737-8200 y los 3.000 millones restantes por los aviones del modelo 737-10). El pedido puede ir a más e incluso triplicarse, aunque estas unidades extras no estarían disponibles para entrega hasta el periodo 2025 – 2028. Luis Gallego, CEO de IAG, tampoco pasó por alto el aspecto medioambiental de la compra, pues indicó el pasado jueves que estos aviones son más óptimos «en el consumo de carburante que las aeronaves que sustituirán».