En pasada. De aviones, almas y llamas

 

“En pasada. De aviones, almas y llamas”, es en definitiva un relato sorprendente, una aventura estimulante, repleta de mensajes ocultos que no dejará indiferente a nadie. Basado en hechos reales.

Jorge y Andrés, dos jóvenes apasionados por la aviación, se enrolan en el ejército impulsados por su vocación aeronáutica. Sus vidas se cruzan a bordo del Canadair, un avión anfibio de veinte toneladas dedicado a la extinción de incendios forestales. La siempre presente amenaza de la mar y el excepcional riesgo del vuelo en extinción llevarán su vocación al límite y les obligarán a vivir un sinfín de situaciones extremas, como la sufrida en el gran incendio que arrasó los bosques de Guadalajara en el verano de 2005.

Canadair CL-215

El Canadair CL-215 es el primer modelo de una serie de aviones contraincendios construidos por la compañía Canadair (posteriormente adquirida por Bombardier). Este avión anfibio opera en diferentes países y aunque principalmente es utilizado para la extinción de incendios forestales, permite el desarrollo de otras misiones como la vigilancia aduanera, la búsqueda y salvamento o la lucha contra derrames de hidrocarburos en el mar. Apodado Scooper, este avión puede cargar agua en sus depósitos aterrizando previamente en tierra o directamente en lagos, ríos, embalses o el mar. Según sea necesario para el incendio, el agua puede ser mezclada con aditivos, que ralentizan su evaporación, mejoran la capacidad extintora de la descarga y actúan como retardantes.

En 1987 apareció el CL-215T, una evolución encargada por el Ejército del Aire español que permitió la actualización de la flota del 43 Grupo de Fuerzas Aéreas. Este desarrollo obtuvo un notable éxito, el avión ganó en fiabilidad y potencia, lo que permitió el desarrollo de la siguiente generación, denominada CL-415. Actualmente existen 15 CL-215T en servicio, todos ellos destinados en el 43 Grupo, salvo uno, ubicado en la central de Bombardier en Canadá. El CL-215T cuenta dos motores turbohélice más potentes y fiables. Debido al incremento de la potencia fue necesario realizar también modificaciones en la estructura alar, reforzar las uniones entre planos y fuselaje, así como modificar casi toda la presentación de los instrumentos de cabina. El nuevo modelo cuenta también con movimiento hidráulico tanto de las superficies de vuelo como de la rueda de morro, así como otras mejoras.

Un Canadair CL-215T del Ejército del Aire de España.

El CL-215 es un avión de gran tamaño. Tiene un casco de un solo rediente, y los flotadores estabilizadores fijos están montados exactamente al lado de las puntas alares. El tren de aterrizaje, de tipo triciclo, comprende una rueda de morro doble y dos ruedas principales simples; la primera de las cuales, queda alojada, dentro del casco y las dos últimas se repliegan quedando fuera del fuselaje.

El ala de implantación alta y los estabilizadores son estructuras de una sola pieza; alerones y flaps ocupan la totalidad del borde de fuga alar. Tanto el empenaje (Cada una de las superficies planas situadas detrás de las alas o en la parte posterior delfuselaje del avión, que sirven para dar estabilidad) como la superficie alar tienen unas grandes dimensiones. El extradós (Superficie exterior del ala de un avión) alcanza los 100 metros cuadrados. Las superficies de vuelo fueron así diseñadas para cumplir los requerimientos del vuelo a bajas velocidades y muy baja cota, ideal para alcanzar una mayor precisión durante la maniobra de descarga. Es capaz de despegar y aterrizar en pistas cortas no pavimentadas. El combustible se carga en 8 células situadas en los planos. Las góndolas que alojan los motores están integradas a la estructura del plano. Su motorización consiste en 2 motores radiales Pratt & Whitney R-2800-CA3 especialmente diseñados para operar en las duras condiciones de un incendio forestal.

 

 


Portada En pasada