EL TRANSPORTE AÉREO CON EL COVID 19

 

Este importante reto se supera mirando erguido por encima del problema, agachado no te dejara ver la solución.

El 2020, ha comenzado con la mayor pandemia mundial desde el 1917, esta nos ha llevado a la reclusión en nuestros hogares, a una desactivación extrema del comercio y a la caída vertiginosa de la economía. Una de las principales arterias por que fluye el comercio, el transporte aéreo, quedara gravemente dañado y su reactivación es de máximo interés para todos. Ante tan importante desafío, las altas miras de los aviadores, su ingenio, visión de futuro e innovación, conseguirán no solo la continuidad de tan importante servicio público, sino su mejora. Para recuperar los vuelos internacionales, pieza clave de sistema económico mundial, es de vital importancia que los países unifiquen los criterios de admisión y las medidas a adoptar. La celeridad en el acuerdo, marcara la rapidez de la recuperación.

Como era de esperar, se están planteado iniciativas que encajadas en un conjunto pueden alcanzar la solución del problema, existiendo algunas que parecen inviables. Ejemplo de ello son las que proponen la reducción del número de pasajeros por aeronave, algo que dispararía el valor de los billetes a niveles inalcanzables para la mayoría, perdiendo la aviación general su labor de servicio público, o las que proponen el aislamiento del pasajero mediante la colocación de mamparas separadoras a modo de cobertura, un claro obstáculo en el caso de una evacuación rápida de emergencia.

A continuación se plantean un conjunto de acciones para evitar, o reducir al mínimo posible, el contagio de cualquier agente patógeno, incluido el COVID 19, ateniéndonos a los conocimientos actuales sobre él. A medida que estos avancen se tendrá que cambiarlas o modificarlas, teniendo en cuenta que la seguridad total no existe.

Las propuestas están basadas en indicaciones dadas por los expertos: Desinfección, separación y barreras a la transmisión, complementadas con la aportación personal del autor. Fruto de la experiencia y del análisis de las informaciones científicas y técnicas publicadas.

A continuación se desglosan en los diferentes apartados, que hacen posible este medio de transporte.

LOS PASAJEROS

Es necesario que el pasajero esté concienciado de la situación, que al igual que tras los atentados del 11 de septiembre los tiempos de espera en los aeropuertos aumentaron considerablemente por los controles de seguridad antiterrorista, tras el sufrimiento de esta pandemia pueden aumentar por los controles anti propagación de la misma.

Las medidas que se proponen, tienen como principal objetivo el control del COVID 19, pero además el de reducir los tiempos en las acciones habituales, para aminorar los retardos.

Para ello se necesita la colaboración de los pasajeros, operando en lo posible de forma telemática antes de llegar al aeropuerto y una vez allí.

En el alojamiento

Para no encontrarnos con ingratas sorpresas, el pasajero debe aplicar en su alojamiento, con las siguientes propuestas:

  • Comprobación de la temperatura corporal.
  • Efectuar el Check-in online. Las compañías deberían ofrecer la posibilidad de que se hiciera automáticamente, si el pasajero no hubiera comunicado antes de las 24 horas anteriores al vuelo, su modificación o cancelación.
  • Preparar el equipaje para que unas 24 horas antes del vuelo, sea recogido y trasladado por una empresa de mensajería a la zona de recepción del aeropuerto, para su desinfección y embarque, evitando llevar equipaje de mano más allá del bolso, cartera personal o equipo fotográfico. Reduciendo sobremanera los tiempos en los controles de seguridad y en el interior de los aviones.
  • Revisión de los documentos personales y de aquellos que se puedan exigir en un futuro, como los pasaportes sanitarios y los certificados médicos en vigor, para el caso de padecer alguna enfermedad autorizada para el vuelo, que podría dar parámetros corporales identificativos del COVID 19.
En el aeropuerto

Para descargar de usuarios y evitar aglomeraciones, sería recomendable no permitir la entrada en las terminales de cualquier persona que no viaje, tenga que trabajar en ella o porte la enfermedad.

La prohibición de la entrada de acompañantes perjudica a las relaciones humanas y a los ingresos de los aeropuertos, por lo que se podría establecer edificios o zonas anexas para esta función, dotadas de todos los servicios necesarios.

Autoridad explotadora o gestora:
  • Incrementaría notablemente la limpieza de sus instalaciones y en especial la de los aseos.
  • Incorporaría postes sanitarios para la desinfección de manos, que descargarían de usuarios a los aseos. Recomendándose la sustitución de pulsadores por otros de presencia o movimiento.
  • Uso obligatorio de mascarillas.
  • Eliminación de las fuentes de agua, compensándolo con dispensadores de agua embotellada gratis, en la cantidad necesaria. Su extracción gratuita sería mediante la lectura del código bidi de embarque del pasajero o con la de identificación del personal que presta sus funciones en el aeropuerto.
  • Entrega de todas las mascotas, dentro de sus trasportines homologados y en los lugares determinados y con toda la documentación veterinaria en regla, incluido el test del COVID 19
  • En los desplazamientos y en las colas de espera se debería mantener la distancia de seguridad indicada por las autoridades sanitarias y estarían marcadas.
  • Cuando se ocupen todos los puestos de espera, no se debería permitir el acceso a la zona. Habilitándose para ello puntos suplementarios en las zonas menos utilizadas, permaneciendo informados por monitores y accediendo cuando les corresponda por número.
Desplazamientos
  • Se marcarían pasillos de paso, con sentido único y en paralelo a ellos unos marcados como rápidos, para los que tengan prisa.
  • En el caso de llevar alguna maleta o de no haber hecho el check-in antes, se tendrían que dirigir a los mostradores de facturación automática o manual. Siempre por las zonas marcadas. Las colas de espera en los mostradores se harían en los lugares marcados hasta completarlos y únicamente por el pasajero que viaja (en el caso de estar autorizado el acceso de acompañantes). Los demás pasajeros demandantes de este servicio deberían redirigirse a los puntos suplementarios, con la separación establecida.
  • En el caso de grupos debería ser obligatorio el check-in online y facturación de equipaje a través de la empresa de mensajería.
Foto: Elenium Automation
Control de parámetros indicativos del COVID -19
  • En el caso de que se demostrara con los resultados de un test, dentro de los plazos establecidos, no estar contagiado por el virus, no haría falta este control.
  • En el caso de que se permitiera el acceso de acompañantes Una vez llegado a este punto, los acompañantes no podrán continuar y deberían abandonar la terminal.
  • Estos puntos automáticos de control médico, en los que se controlarían los parámetros indicativos de padecer el COVID 19, los casos negativos podría continuar al embarque. Los positivos se pondría en contacto con el asistente virtual, repetirían el control y si persiste su positivo, se desplazarían a la zona de control médico. Aquí es donde se enseñaría el certificado médico del padecimiento de alguna enfermedad que de los mismos parámetros del COVID-19. Si lo solicita, se le podría realizar un text. rápido, que debería ser abonado por el pasajero.
Cabinas de desinfección de equipajes

En el caso de portar equipaje de mano, debería introducirlo en unas cabinas para su desinfección y colocarle la cinta comprobante de la acción. Esta operación debería ser abonada por el pasajero.

Control de Seguridad y pasaportes

Estos controles se efectuaría de la misma forma que hasta ahora, siendo obligatorio y tras una mampara separadora, el quitarse la mascarilla para la identificación facial. Para evitar los cacheos se deberían colocar escáneres personales de 360 grados.

Antes del Embarque
  • Los pasajeros podrían hacer uso de las tiendas y establecimientos de restauración, teniendo que estar los artículos envasados acorde a las normas sanitarias.
  • Los pagos se realizarían por métodos telemáticos, evitando o inclusive prohibiendo el pago en efectivo.
Embarque
  • Para evitar aglomeraciones frente a las pantallas de información, la autoridad aeroportuaria o la compañía aérea deberían comunicar al pasajero, mediante mensaje de texto y/o por aplicación para teléfonos inteligentes, la puerta asignada y la hora de embarque. Una vez informado el pasajero, por los pasillos indicados, se desplazaría a las zonas de embarque.
  • A la llegada a la puerta, pasaría su tarjeta de embarque digital por el lector correspondiente, comunicando a la compañía aérea que se encuentra en el lugar indicado.
  • En el caso de cambio de puerta, el sistema informático pasara la información de la nueva e enviara un mensaje de texto y/o una comunicación por la aplicación a los pasajeros.
  • La espera se podría realizar por las zonas aledañas a la puerta signada
  • La comunicación del comienzo del control de acceso al avión sería por las pantallas y de forma telemática, prohibiendo las colas en la puerta.
  • La llamada a los pasajeros se efectuaría por orden de fila y del número de asiento, de ventana a pasillo, de forma escalonada para evitar aglomeraciones.
  • Los puntos de espera en los túneles/escaleras de acceso al avión o autobús deberían estar marcados.
  • El acceso a los autobuses estará limitado a los asientos y a los puntos marcados en el suelo con la distancia establecida.
  • El acceso al avión en la pista, sería escalonado y por el orden de asiento indicado en los postes con pantallas portátiles. Para una mayor rapidez es recomendable el uso de dos puertas.
Desembarque
  • Los pasajeros deberían permanecer sentados en sus asientos hasta que este despejado el tramo de salida. Esto se controlaría colocando de forma escalonada en el pasillo al personal de cabina.
  • El orden de salida comenzaría por los pasajeros que tienen que enlazar con otros vuelos, si previamente hubieran admitido el asiento de pasillo y previo aviso por la megafonía. A continuación por el más cercano a la puerta correspondiente, por orden de fila y por el de pasillo, central y ventana.
  • Los desplazamientos por la terminal de destino se haría como en la de procedencia.
  • Para los pasajeros que no hubieran utilizado el servicio de recogida y entrega a domicilio, tendrían que desplazarse a la cinta distribuidora, esperando en las posiciones marcadas en el suelo.

EL AVIÓN

Los aviones están equipados con un sistema de ventilación que inyecta en la cabina aire exterior mezclado con aire reciclado por filtros HEPA, en las proporciones que van desde el 50% de cada uno, hasta un 60% de reciclado. El sentido de la circulación de aire aminora la propagación de los patógenos, al ser inyectado por la parte de arriba y absorbido por la de abajo.

Ilustración Japan Airlines

Ya hay disponibles filtros HEPA de alta eficiencia capaces de eliminar el 99,99 % de partículas, incluidas las del tamaño del Coronavirus, esto garantiza que el aire este libre de agentes patógenos. Ante la grave situación actual y de cara a futuro, se debería aumentar la proporción de aire exterior que entra en cabina, reduciendo al mínimo posible la del reciclado, aumentar la frecuencia en el cambio de los filtros HEPA y desinfectar la instalación con frecuencia.

Limpieza y desinfección

El avión deberá ser desinfectado, todo su interior con frecuencia y para ello el mercado ofrece el sistema tradicional, de forma manual y por nebulización, que emplea productos químicos mezclados con agua, debiéndose garantizar la eliminación de dichos productos para evitar la emanación de gases que pudieran producir intoxicaciones. Este sistema requiere de una cantidad de tiempo grande, unos 90 minutos para un Airbus 380 y unos 60 para los demás, por lo que solo se podría hacer en las paradas de larga duración.

Foto: GermFalcon

Últimamente se ha presentado varios sistemas de desinfección integral por luz ultravioleta, en concreto uno que abarca todas las superficies del avión a su paso, pudiendo acceder a los aseos y galleys. Su fabricante GermanFalcon, dice que con la limpieza tradicional se desinfecta un asiento en un minuto y con su sistema es capad de desinfectar en ese tiempo 54. Este sistema no limpia, solo desinfecta, por lo que no sustituye la limpieza que habitualmente se hace.

Los aseos merecen un especial interés, pues se tiene que garantizar la salubridad y desinfección sin dejarlos inoperativos, recientemente la empresa fabricante de aviones Boeing a presentado el proyecto de un aseo desinfectado por medio de luz ultravioleta, que es capaz de hacerlo en menos de 3 segundos, pero no resuelve el problema de su limpieza, aunque se esta trabajando para resolverlo.

Sería conveniente seguir investigando en este sentido e incorporar inodoros que se auto limpien, como los existentes en algunas ciudades. Sería conveniente incorporar un urinario, empotrado y cerrado para hombres. Sería recomendable la sustitución de los interruptores de contacto directo por los de proximidad o movimiento.

LOS PASAJEROS

  • Deberían llevar obligatoriamente mascarillas.
  • De lógica es que la mascarilla se pueda retirar, cuando se ingieran comidas o bebidas.

SERVICIOS ABORDO

  • No se debería proporcionar ningún tipo de manta, almohada, etc. Salvo que fuera desinfectada y precintada después de cada vuelo, o que fuera desechable.
  • Se tendrían que retirar las revistas y las indicaciones de evacuación de emergencia en papel. Pudiéndolas colocar serigrafiadas en el respaldo del asiento.
  • Las bolsas para el caso de mareo tendría que estar protegida por una cobertura de plástico precintada.
  • La prensa se proporcionaría a través de la pantalla de entretenimiento.
  • Las pantallas de entretenimiento y sus mandos se desinfectarían después de cada vuelo. La mejor opción sería convertir el teléfono inteligente del pasajero en el mando a distancia de la pantalla.
  • El servicio de comida se entregaría debidamente envasado y protegido.
  • Los productos ofrecidos para la venta a bordo se podrán observar en un catálogo digital proyectado en la pantalla de entretenimiento, serían presentados en un expositor que permitiera su observación, evitando así su manoseo.

PERSONAL DE ABORDO

Tanto los pilotos como el personal de cabina, son personas de alto riesgo al estar en contacto con miles de pasajeros y de múltiples países, por ello deben de tener una
atención especial tanto en su protección como en la de los demás.

  • En los vuelos más largos habría que incorporar personal para la limpieza/desinfección de los aseos.
  • Este colectivo tendría que contar en los aviones de largo radio, con un aseo exclusivo en o cerca de sus espacios de descanso.
  • Las mascarillas tendrían que ser de un nivel de seguridad que garantice su protección y la no difusión a los pasajeros.
  • Los tripulantes de cabina de pasajeros llevarían pantallas protectoras o gafas.
  • Tendrían que estar sometidos a test periódicos de control y a una desinfección constante de las manos.
  • Sus uniformes deberían ser desinfectados a diario y facilitados, antes del comienzo del vuelo, en unos vestuarios de la sala de firmas del aeropuerto, evitando el traslado a sus domicilios, por el bien de los pasajeros y de sus familias. En los vuelos de larga duración, deberían llevar unos de repuesto desinfectados, protegidos y precintados, para ponérselos en la vuelta.

MASCOTAS A BORDO

Se considera, como más probable, que el virus causante fue transmitido de un murciélago a una persona, a través de un animal intermediario y algunos investigadores han demostrado la infestación de algunos animales de compañía, ante una situación poco clara, se recomendaría que los animales, sea cual fuere su tamaño, raza, función o especie, tendrían que viajar en la bodega de animales, con los correspondientes certificados de la sanidad veterinaria.

PERSONAL DE TIERRA

  • Debería estar equipado con los EPI`s establecidos, siendo controlada su salud de forma frecuente.
  • La ropa de trabajo se pondría solo en los vestuarios y desinfectada adecuadamente, una vez terminada la jornada.
  • Las cabinas de mando de los vehículos serían desinfectadas periódicamente.
  • El personal tendría que disponer de un protector para los equipos de comunicaciones y no compartiría los mismos sin que cada operario lo cambiara.
  • Los equipamientos de contacto directo con la boca, oídos, nariz, y ojos, etc. serían de uso individual, protegidos o desinfectados en el cambio de cada turno.
  • El conductor de los autobuses debería ir en una cabina aislado de los pasajeros.

Se han presentado, por la empresa austriaca Linde, unos chalecos reflectantes que avisan de la excesiva cercanía con el compañero, algo que me parece muy difícil de mantener, para los trabajos que necesitan la colaboración cercana de varios operarios.

Foto: Min/Shinhua, via Associated Press, nytimes.com
Carga y descarga de equipajes
  • Los contenedores deberían ser descontaminados después de su utilización o en los plazos que se establezcan por la autoridad sanitaria.
  • Los equipajes deberían ser desinfectados antes de introducirlos en los contenedores o en las bodegas de los aviones.
  • La carga aérea debería ser entregada en la terminal debidamente plastificada, para facilitar la desinfección por nebulización antes de almacenar e inmediatamente después de ser descargada e inclusive dentro de la bodega del avión, si se hubiera producido el derrame de cualquier producto.

Después de todo los expuesto estoy seguro que la aviación seguirá siendo el trasporte más seguro del Mundo.

Madrid, 9 de mayo del 2020, Enrique Caballero, Aviador

Referencias:

Future Travel Experiencie
Diario Veterinario
Blooberg News
European Union Safety Agency
SimpliFlying
Business Traveller
Pall Aerospace
Boeing Company
Glassafe Aviointeriors
Elenium Automation
CDC (Centro de Control de Pandemias)
GermFalcon
CNN

3 comentarios sobre “EL TRANSPORTE AÉREO CON EL COVID 19

  • el 12/05/2020 a las 20:38
    Permalink

    Excelente artículo, resultado de un detallado análisis de las diferentes soluciones que se van aportando para resolver este problema; un análisis como este solo puede ser realizado por un profesional con una gran experiencia en el campo de la aeronáutica y un enorme y profundo conocimiento de las aeronaves actuales.

    Respuesta
  • el 12/05/2020 a las 23:37
    Permalink

    Muy buen artículo y desde luego de ardiente actividad. Bien informado y con nuevas soluciones imaginativas e inteligente punto de vista. Se nota el conocimiento profesional en el campo aeronáutico.

    Respuesta
  • el 14/05/2020 a las 22:37
    Permalink

    Excelente y muy prolija información sobre lo que nos espera a lo largo de este «annus horribilis 2020» y posteriores en cuanto al cambio de usos y costumbres en la utilización delo transporte aéreo. Efectivamente, como dices al final, con esto será siendo, y ahora aún más, el medio más seguro de transporte a la hora de viajar, pero en paralelo la implementación de todas estas medidas de prevención, control, y protección para pasajeros, tripulantes, personal técnico de vuelo y de tierra, equipajes, terminales de embarque y desembarque, zonas de restauración, personal de limpieza, etc…. supondrá unos elevados costes de operación que en paralelo elevarán los precios de los pasajes a tiempos pretéritos en los que volar era un lujo al alcance de unos cuantos. ¿Adiós a las líneas aéreas «low cost»? . Esperemos que el cambio no sea tan drástico y solo temporal, mientras se encuentra un remedio definitivo contra el dichoso virus.
    Un saludo cordial, Enrique

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.