¿Dónde están los Boeing de Iron Maiden?

 

La banda de heavy metal voló en dos B757 y un B747 para sus giras de 2008 a 2016. A los mandos de los aviones estaba el cantante del grupo Bruce Dickinson.

A Iron Maiden le gustaban las representaciones faraónicas, con su muñeco-mascota Eddie en proporciones gigantescas entrando en el escenario en una parafernalia de fuegos artificiales. Bajo el mismo concepto no dudaron en usar Boeing 757 y 747, decorados con los iconos de la banda, en sus desplazamientos.

Los aviones fueron bautizados como Ed Force One, un juego de palabras entre el nombre de Eddie y el Air Force One del presidente de EEUU.

El primer Ed Force One

El primer avión fue un Boeing 757, que se usó en la gira Somewhere back in Time World Tour, del 2008 y 2009.

Esta aeronave era propiedad de la compañía británica Astraeus Airlines, y el avión fue adaptado con 20 plazas de clase business y 54 asientos de clase económica, donde se trasladaba el grupo con sus técnicos y parte del personal encargado del montaje.

Los primeros Ed Force One fueron Boeing 757. Foto: Pawel Guraj

El segundo avión

Para la gira The Final Frontier Tour, entre el 2010 y el 2011, Iron Maiden volvió a usar un Boeing 757-200. En todos los vuelos al frente de los mandos estaba el cantante del grupo, Bruce Dickinson, que tiene la licencia de piloto comercial.

Incluso fuera de los conciertos Dickinson también operó varios vuelos chárters de Astraeus, como el que trasladó a los fanáticos del Liverpool a Nápoles en 2010 para un partido de la Liga Europea de fútbol.

Pero la aerolínea fue a la quiebra en el 2011, y los dos Ed Force One terminaron sus días en el taller de desguace.

El tercer Ed Force One era un Jumbo que había volado en Air France. Foto: ironmaiden.com

El Jumbo de Iron Maiden

Con la gira del álbum The Book of Souls, Iron Maiden quiso repetir el placer tener un avión propio y apostó a lo grande: alquiló un Jumbo a Air Atlanta Icelandic, que modificó un B747-400 para que pueda servir como transporte de personas y de carga.

Con el tercer Ed Force One Iron Maiden pudo trasladar 12 toneladas de equipos por los 88.500 kilómetros de la gira, que pasó por Australia, Asia, África, América y Europa. Sin embargo, en tramos del Viejo Continente y en EEUU los traslados se hicieron por vía terrestre: un Jumbo puede ser poco práctico para unir distancias cortas.

Este B747 primero fue comprado por Air France en el 2003, y tenía una capacidad inicial de 432 pasajeros. A los 12 años, en el 2015, Air France lo retiró de su flota, y fue adquirido por la compañía de chárter Air Atlanta Icelandic, informa Simple Flying.

El cantante era el piloto

Cuando fue alquilado a Iron Maiden se encargaron de retapizar los asientos en color negro, y los apoyacabezas tenían el logotipo de la banda.

Una vez más, Dickinson demostró su talento al frente de los mandos como cuando toma el micrófomo en el escenario. Cabe aclarar que el cantante también es doctor honoris causa de historia antigua por la Queen Mary University de Londres, es fundador de Cardiff Aviation (dedicada al mantenimiento de aviones y capacitación de pilotos), fue presentador de radio por la BBC, escribió novelas y guiones de cine, compitió como esgrimista y tiene una cerveza artesanal. Casi nada.

Cada vez que el Ed Force One partía de un aeropuerto un buen número de fanáticos lo despedía al pie de la pista, donde inmortalizaban el momento en redes sociales con el fuselaje customizado con la tipografía de la banda y del nuevo disco y con el monstruo Eddie refunfuñando desde la cola.

Otro detalle: los vuelos tenían el código CC666, en referencia a la canción El número de la bestia, uno de sus mayores éxitos.

Bruce Dickinson era el piloto del Ed Force One. Foto: ironmaiden.com

El choque y el retiro

En marzo de 2016, cuando el grupo estaba en Santiago de Chile, el avión chocó contra el vehículo de remolque que lo conducía a la pista y dañó a dos de los motores. La banda siguió hacia Brasil por medios terrestres, y un par de semanas el Ed Force One volvió a estar operativo.

Pocos meses después la gira terminó, y en agosto de ese año Air Atlanta Icelandic traspasó el avión a Saudi Arabian Airlines.

El avión, con registro TF-AAK, sigue volando en rutas comerciales de la compañía árabe. Pero claro, no hay ni rastros de Iron Maiden ni de Dickinson en la aeronave.

Fuente: Cerodosbe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.