Así es el aeropuerto de Teruel, el mayor aparcamiento de aviones de Europa

 

Si lo busca entre los 10 aeropuertos españoles con mayor número de pasajeros o de movimientos no lo encontrará. Si pregunta en su agencia de viajes o cualquier tour operador, quizás ni le suene. No espere ver muchos turistas con maletas ni tiendas duty free en sus instalaciones. Y, sin embargo, el aeropuerto de Teruel, que sí existe, se ha convertido en el mayor centro de mantenimiento, almacenamiento de larga duración y reciclado de aeronaves de Europa. Situado en el municipio de Caudé, en la provincia de Teruel, se enclava estratégicamente en el centro del principal área industrial española, entre Madrid, Barcelona, Zaragoza y Bilbao (60% del PIB español y más de 20 millones de habitantes en un radio de 400 km) y próximo a Toulouse, uno de los centros del sector aeronáutico europeo.

Y es que el aeropuerto de Teruel no tiene pantallas con llegadas y salidas ni mostradores de facturación, porque en realidad se trata de una gran pista de aterrizaje y despegue en torno a la cual se extiende un gigantesco estacionamiento de larga estancia para hasta 250 aeronaves que llegan allí para su mantenimiento, aparcamiento o reciclado de piezas, siendo el centro de este tipo más grande de Europa.

Asimismo, Plata, como se denomina oficialmente (acrónimo de Plataforma Aeronáutica de Teruel) se ha convertido en un gran hub industrial para el sector aeronáutico así como para la investigación y desarrollo de actividades aeroespaciales.

Su situación, en una zona descongestionada de tráfico aéreo, con unas buenas condiciones meteorológicas y buena visibilidad durante todo el año (242 días de sol al año), y al mismo tiempo bien comunicado, han hecho del aeropuerto de Teruel un hito mundial en su sector donde empresas aeronáuticas de todo el mundo pueden establecer sus operaciones en una localización estratégica y bajo unas condiciones de operatividad altamente competitivas.

Actualmente, las instalaciones aeroportuarias comprenden una extensión de 340 hectáreas y tienen capacidad para operar aeronaves hasta clase E (Boeing 747, Airbus A340). Solo el área de estacionamiento tiene 120 hectáreas y capacidad para 250 aeronaves. Dispone además de una zona industrial de 33 hectáreas y tiene capacidad para la construcción y alquiler de hangares a terceros. Dispone de un hangar con capacidad hasta B747, otro hangar hasta A320 o B737, 3 hangares de aviación ejecutiva y está proyectada la construcción de un hangar doble para capacidad de A380, que será uno de los más grandes de Europa.

Las instalaciones de PLATA se asientan sobre el antiguo aeródromo de Caudé utilizado durante la guerra civil (1936-1939). Posteriormente paso a usarse como Polígono de tiro por el ejercito del aire español, abarcando una superficie de 2.043.600 m2, actualmente son 3.400.000 m2. El uso histórico de este enclave para actividades aeronáuticas con fines militares fue debido a sus excepcionales condiciones climatologías y de localización, además de su baja densidad de tráfico aéreo.

Cuenta con el único banco de pruebas español privado de motores de combustible líquido, de nombre Propulsion Vertical Test Stand 1 (VTS 1) de la empresa de Elche PLD Space, en el que han probado ya con éxito su prototipo. TEPREL DEMO y TEPREL-A, un demostrador tecnológico capaz de generar un empuje de 3,2 toneladas que servirá como punto de partida para construir el motor del cohete Arion 1.5​

La compañía está realizando el desarrollo de una nueva familia de pequeños lanzadores de cohetes para los mercados suborbitales y orbitales, ARION-1 y ARION-2.

Dentro del desarrollo del vehículo suborbital que la empresa está llevando a cabo, se posiciona en el Aeropuerto de Teruel una bancada de pruebas de motores cohete de combustible líquido. En ella se desarrolla el testeo para así cualificar los motores del vehículo suborbital. Se trata de una bancada metálica en la que se integra el motor cohete para llevar a cabo encendidos de manera estática en condiciones de seguridad.

El despegue del la nave testada en las instalaciones de Teruel se llevará a cabo desde la base de El Arenosillo, en la provincia de Huelva. Enprimer lguar se probará en el aeropuerto una maqueta y a continuación la unidad al completo. Tras el Miura 1, llegará el Miura 2, con más capacidad de carga y que superará los 500 kilómetros de altura.

Pero no quiere conformarse el aeropuerto de Teruel con solo ser un complejo industrial, por lo que también pretende convertirse en un aeropuerto para el transporte de pasajeros, aunque en principio solo para aviación ejecutiva, para lo cual se han aprobado trabajos que permitan acoger a estos viajeros VIP.

Igualmente existe el objetivo de que esta instalación sea un referente también en lo que formación se refiere y, para ello, se afianza con un ciclo de formación profesional del Grado Superior de Mantenimiento Aeromecánico en el IES Segundo de Chomón promovido por el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón. También un curso de experto en drones en la Universidad de Zaragoza Campus de Teruel y el curso de verano de avances y desarrollo del sector aeronáutico y aeroespacial complementan la oferta para los nuevos profesionales que demandan esta creciente industria aeronáutica.

Actualmente se están ejecutando obras para hacer la pista instrumental, la ampliación de parking y más de 6 km de fibra óptica, equipos para la seguridad, así como la próxima ampliación en su Fase III de la pavimentación de la Campa con una inversión de 1,8 millones de euros. Se está proyectando 3 naves para aviación ejecutiva y logistica aeronáutica además del mencionado hangar con capacidad para dos A380.

Además, el Aeropuerto de Teruel ha ganado y participa en un proyecto de viabilidad para el transporte farmacéutico en núcleos urbanos de Aragón mediante aeronaves pilotadas remotamente, o conocidas como drones.

Se trata de una ayuda del Ministerio de Industria a través de una Agrupación Empresarial Innovadora, AEI, formada por el Aeropuerto de Teruel, Novaltia, AERA, Vea Global con Delsat International, que se ha presentado desde el Clúster Aeroespacial de Aragón, AERA.

El uso de drones puede ayudar al reparto de medicamentos en zonas rurales de difícil acceso y distantes entre sí, con carreteras y vías de acceso de cierta dificultad sobre todo en invierno donde pueden quedar aislados. Todo ello permitiría ser más eficiente en el preparto y el ahorro de costes de transporte respecto al modo convencional por medios terrestres.

Fuente: La Razon