Antes de los aviones – Cómo los zepelines cruzaron el Atlántico

 

Más ligero que el aire, con curvas elegantes y un aspecto plateado brillante, el Zeppelín de construcción alemana fue la forma más rápida de viajar entre los Estados Unidos y Europa entre 1936 y 1937.

Cien años antes, un barco de vapor diseñado por Brunel había cruzado el Atlántico en 15 días. A medida que los avances en los barcos de motor mejoraron, ese tiempo se redujo, hasta el punto de que el Queen Mary podía hacer la travesía en cinco días. Sin embargo, todavía era mucho más lento que viajar en un Zeppelin.

El Hindenburg cruzó el Atlántico en menos de dos días

El Zeppelín Hindenburg LZ-129 deslumbró al mundo de los viajes transoceánicos cuando hizo la travesía a Europa en sólo 43 horas, lo que llevó a sus propietarios a imprimir folletos y carteles con la leyenda «Dos días a Europa». A diferencia de los viajes en transatlánticos, ningún pasajero a bordo del Hindenburg se quejó nunca de mareo. El renombrado escritor y humorista americano Mark Twain dijo una vez al hablar de mareos:

«Al principio estás tan enfermo que temes morir, y luego estás tan enfermo que temes no morir».

A pesar de su enorme tamaño y su increíble lujo, el Queen Mary no era rival para las tormentas oceánicas que los pasajeros decían que podían «sacar la leche del té».

Al describir la gloria de viajar a través del océano por el Zeppelin, Mary Day Winn del New York Herald Tribune escribió:

«La verdadera gloria del viaje en Zeppelin… es su libertad del mareo. Es la forma de movimiento más suave que he conocido, sólo un floating continuo, sin balanceo, sin inmersión, y casi sin cambio de niveles. El sonido de los motores se puede escuchar sólo débilmente – un murmullo bajo y constante que apenas entra en la conciencia, excepto cuando se desacelera. No hay vibración».

El Hindenburg llega por primera vez a América. Foto: Wide World Photos/Minneapolis Sunday Tribune vía Wikipedia Commons

El Hindenburg era como una oficina de correos flotante

El papel fundamental del Zeppelín no era el de transportar pasajeros, sino el de llevar el correo. Tanto, de hecho, que eran casi oficinas de correos flotantes. Además de ser mucho más rápidos que los barcos en lo que se refiere a la carga, los Zeppelines se destacaban en el transporte de carga perecedera como flores y alimentos de corta duración.

Lamentablemente, los días en que los zepelines cruzaban a Europa terminaron en la mañana del 6 de mayo de 1937, cuando el Hindenburg trató de atracar en la Estación Aérea Naval de Lakehurst en Nueva Jersey. Mientras el Hindenburg cruzaba la costa americana y los pasajeros tenían una vista sensacional de Boston, el dirigible continuaba hacia el sur hasta Nueva York para su tradicional vuelta alrededor de Manhattan.

Como de costumbre, se emitieron silbatos de vapor y sirenas por toda la ciudad mientras el tráfico se detenía para que los neoyorquinos pudieran maravillarse con el gran globo plateado en el cielo. Ya tarde, siguiendo los vientos en contra sobre el Atlántico, el Hindenburg trató de amarrarse a su mástil de amarre antes de estallar en llamas.

34 personas murieron en el desastre del Hindenburg. Foto: National Air chief @ Flickr Commons via Wikimedia Commons.

El desastre del Hindenburg fue el final del Zeppelin

Cuando el armazón quemado del Zeppelín finalmente se posó en el suelo, los espectadores corrieron ansiosamente en ayuda de los pasajeros desesperados por escapar de las llamas.

Hasta el día de hoy, nadie sabe qué causó que el Hindenburg se incendiara, con muchas hipótesis que afirman todo, desde la electricidad estática hasta una bomba. Algunos incluso sugieren que pudo haber sido causado por un disparo desde el suelo. Lo que sí sabemos, sin embargo, es que a pesar de un perfecto récord de seguridad de 27 años, 13 pasajeros, 22 tripulantes y una persona en tierra murieron como resultado del incendio.

Con la Segunda Guerra Mundial acercándose, los días del Zeppelín ya estaban contados. Tras el desastre del Hindenburg, la confianza del público en la aeronave quedó tan destrozada que la era del Zeppelín transatlántico llegó a un abrupto final.

Fuente: Simple Flying

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RECIBE UN EMAIL AL MES CON LOS ARTÍCULOS DE BUCKERBOOK